Buscar
  • Freddy Ortiz Regis

Nuestra biblioteca municipal en el más completo olvido


Así luce nuestra Biblioteca Municipal


Las bibliotecas públicas cumplen una triple función: la preservación del conocimiento, la difusión de la cultura y la promoción de la investigación. Asimismo, tienen una función social incuestionable, ya que proporcionan información a través de libros, revistas, materiales digitales y audiovisuales, periódicos y otros soportes.


La biblioteca es un lugar de encuentro de los ciudadanos de todas las edades para saciar sus apetitos de conocimientos y engrandecimiento cultural y espiritual. Las ciudades más cultas del mundo se enorgullecen de abrir las puertas al público de sus bibliotecas, cada cual más surtida, moderna y acogedora.


Cuando viví por algunos años en el extranjero, la biblioteca pública de las ciudades en las que me asenté, fue el refugio en el cual me protegía de la vorágine de las preocupaciones diarias y las incertidumbres respecto de mi futuro. En los libros encontré muchas de las salidas a mis problemas del presente sobre la base de las experiencias de hombres y mujeres que me precedieron en el tiempo y en el espacio.


En el siglo lll a. C. se fundó la más célebre de la historia, la Biblioteca de Alejandría. A ella acudían los grandes sabios para conocer el contenido de los más de quinientos mil rollos custodiados. En el siglo lll d. C. la biblioteca se incendió y todo el conocimiento que en ella se encontraba quedó en el olvido. Sin embargo, la biblioteca de Alejandría sirvió de inspiración para la creación de las primeras bibliotecas públicas a partir del siglo XVlll.


La destrucción de la Biblioteca de Alejandría representó una de las mayores tragedias en la historia de la humanidad; sin embargo, produce una profunda desazón que las comunidades que tienen la suerte de contar con una biblioteca no sean conscientes de la necesidad de cuidarlas, modernizarlas y hacerlas lo más accesibles a todos los públicos. Mantenerlas cerradas o descuidadas es como si diariamente le echáramos fuego al tesoro de conocimientos que se alberga en sus anaqueles.


Por efecto del Covid-19 las bibliotecas se cerraron. Sin embargo, en el marco de la normalización que nuestra sociedad está experimentando son muchos los espacios públicos que ahora se están abriendo para su uso dentro de las previsiones que aún se siguen tomando debido a que la pandemia todavía no ha sido desterrada del todo. Así, vemos cómo restaurantes, cines, gimnasios, bares, etc., ya están operativos. Sin embargo, nuestra Biblioteca Municipal, ubicada en la Av. España, no solo permanece cerrada sino, además, en el más completo de los olvidos.


Hacemos un llamado a las autoridades ediles, en especial a las que tienen competencia con la cultura de nuestra ciudad, para que tomen las riendas de este problema y gestionen ante las autoridades del gobierno central la necesidad de reabrir las bibliotecas públicas a fin de que nuestros ciudadanos —en especial los niños y jóvenes— puedan disfrutar de todas las ventajas que ofrece una biblioteca para su desarrollo como hombres y mujeres con valores.





23 visualizaciones0 comentarios